img logo GOV.CO

Comunicación pública

Boletín 239

COMUNICACIÓN PÚBLICA

En junio de 2014 el señor Juan Esteban Álvarez Bermúdez promovió una demanda en contra del Municipio de Medellín, del Concejo de Medellín y de Bernardo Alejandro Guerra en la que pretendía una indemnización para él y su familia por 400 salarios mínimos mensuales, y una retractación, al considerar que se vulneró su buen nombre luego de haber sido mencionado en una rueda de prensa citada por varios concejales para denunciar amenazas de muerte.

Sin estar notificado formalmente, he conocido el sentido de la decisión del Juzgado Cuarto Administrativo Oral de Medellín, en la que fracasaron las pretensiones económicas del demandante y se ordena una retractación de mi parte; al respecto debo manifestar:

1. La rueda de prensa en la que fue mencionado Álvarez Bermúdez se desarrolló en el curso de una denuncia pública, por amenazas e intimidaciones contra varios concejales que nos opusimos al renting en Empresas Varias. La mención que se hizo en dicha rueda de prensa estaba fundamentada en el manejo paralelo y oscuro de asuntos públicos que Juan Esteban Álvarez hacía durante la alcaldía de Aníbal Gaviria.
2. El Juez Administrativo negó las pretensiones económicas por considerar que no resultó probado ningún daño, y señaló que se trataba de un asunto entre particulares, en el que no estaba involucrado el Estado. Sin embargo, y a pesar de que el propio Juez señaló que no hubo daño, decidió condenar a una rectificación como reparación simbólica, y decidió sobre un asunto que según su propia lógica debía resolver un Juez Civil.
3. El fallo no expone argumentación que le permita sustentar una orden de rectificación y no hace siquiera mención a las amplias consideraciones jurídicas que fueron presentadas en respaldo del ejercicio del control político y de la libertad de expresión, al tiempo que resultó probado que Juan Estaban Álvarez Bermúdez era considerado públicamente desde tiempo antes como el “rasputín” del exalcalde Aníbal Gaviria, parte de lo cual fundamentaba las inquietudes que fueron expresadas en esa época.
4. Teniendo en cuenta que dicho fallo no está en firme, y que tiene tan básicas deficiencias tanto en lo formal como en lo material, confío en que en segunda instancia sea revocado por el Tribunal Administrativo de Antioquia, luego de ser estudiado el recurso de apelación que presentaré oportunamente. 
5. Continuaré con toda legitimidad ejerciendo el control político que me corresponde como concejal de Medellín a pesar de las frecuentes acciones judiciales que han emprendido los corruptos en mi contra, buscando silenciarme.

Medellín, 6 de julio de 2018

BERNARDO ALEJANDRO GUERRA HOYOS
Concejal de Medellín 

Unidad de apoyo concejal Bernardo Alejandro Guerra Hoyos.